Hallan restos de un hogar que el Homo Heidelbergensis usó para hacer fuego