Harrelson transmitió a la Berlinale el dolor y cinismo de la guerra de Irak