Hollywood pone la muerte de Bin Laden en su punto de mira