Icíar Bollaín pronostica "un año duro" para el cine español