De la Iglesia, contra la piratería