Por primera vez, España es la plataforma de lanzamiento internacional de un espectáculo