Ironía argentina y dureza brasileña en los filmes a concurso en Lérida