Jackson no se inyectó él mismo