Japón no quiere sexo, ni violencia en el manga