Jennifer Lawrence, al desnudo y con una boa