Joan Maria Bigas relata en su nueva novela las revueltas sociales en la Barcelona enmurallada de 1842