John Galliano, despedido de su propia firma