John Goodmann, el gran espíritu de Lousiana al servicio de Tavernier