John Malkovich se mete a ritmo de arias en la mente de un asesino