Jorge Herralde asegura que "si no ocurre una catástrofe, el libro notará poco la crisis"