José María Cano confronta su visión de los toros con las de Goya y Picasso