José Mota: "La vocación de ser actor es un veneno que se lleva en la sangre"