Padilla vuelve a pisar el albero en el que casi se deja la vida