Julio Llamazares considera que "las pasiones conducen al escepticismo y a la melancolía"