Justin Bieber, perseguido por la mala suerte