El representante de Justin Bieber quiere internarle en una clínica de rehabilitación