El pianista Keith Jarrett confirma en Montreux su calidad y su egocentrismo