Kings Go Forth, unos "segundones" con toneladas de soul