La baronesa ya tiene liquidez