Labor 'ilustrada' y paisaje natural, apuestas gallegas a Patrimonio Mundial