Lady Gaga, en un huevo