Lady Gaga, a la madrileña