León Gieco saca a pasear su prosa comprometida en el inicio de Pirineos-Sur