Liam Neeson pierde su "identidad" y Woody Allen recorre las calles de París