Linda Gray, la mujer que no enveceje