¿Lloramos con las pelíulas?