‘Lo imposible’ se mete a los espectadores en el bolsillo