Luis Miguel, ¿enfermo o tramposo?