Madonna, ¿eterna juventud o mucho Photoshop?