Madoz muestra en San Sebastián los objetos manipulados de la cotidianeidad