Los "esquizos" de Madrid llenan de pinturas las paredes del Museo Reina Sofía