Un jersey de Marcelino Camacho engrosa los fondos del Museo de la Transición de Cebreros