Margo Glantz siente la literatura como su torrente sanguíneo