María Illia García de Sáez Borbón Dos Sicilias, prima del Rey, confiesa ante el juez que pensaba que todo era legal