Marsé confía en la inmortalidad de la novela pese a las nuevas tecnologías