Martin Amis sueña con el día en que las mujeres gobiernen los países