Martín Berasategui, en lo más alto del firmamento gastronómico