Martin Freeman, el Hobbit más macarra