Mateo Gil señala que "ojalá la banca tuviera tantos escrúpulos" como Butch Cassidy