A Mats Ek le estresa ver en escena sus coreografías pero aprende mucho de sí mismo