Paul McCartney está de moda: Rihanna, Lady Gaga y Kanye West le quieren