Michael Jackson, obsesionado por la imagen, temía a la vejez