Michelle Pfeiffer iluminó la Berlinale y Brenda Blethyn le imprimió carácter