Miguel Palacio, sobriedad extrema