El cineasta ruso Mijalkov ve el futuro del arte en América Latina, África y Asia